Cáncer de Próstata

¿Qué es el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata es una enfermedad en la que se forman células malignas en los tejidos de la próstata. Es el tumor mas frecuente en el varón y afecta con mayor incidencia a varones entre los 50 y 75 años.

La experiencia es fundamental para un correcto diagnóstico y un correcto tratamiento. Como miembro de la Unidad de Oncología del Servicio de Urología del Hospital La Paz durante más de 10 años ostento una experiencia contrastada en este campo.

Causas

Para entender el posible padecimiento de cáncer de próstata, es necesario evaluar los denominados factores de riesgo, es decir, todo aquello que hace que aumente la probabilidad de tener una enfermedad. Algunos de ellos pueden eliminarse, como por ejemplo, fumar. En cambio, otros como la edad o los antecedentes familiares son inalterables.

El primero de ellos es la edad. Es muy poco común que un hombre menor de 40 años tenga cáncer de próstata. Sin embargo, a partir de los 50, la probabilidad de padecerlo aumenta rápidamente. Casi el 60% de los diagnósticos se dan a partir de los 65 años.

Otro de los factores es la predisposición familiar. Aunque no existen causas congénitas (desarrollar la enfermedad antes del nacimiento), se aconseja la revisión a partir de los 40 años si hay familiares que lo han sufrido. En el caso de no contar con antecedentes, siempre es recomendable un chequeo periódico.

Síntomas

Gran parte de los tumores de próstata son diagnosticados cuando son asintomáticos, es decir, cuando la enfermedad no está lo suficientemente desarrollada como para experimentar síntomas. Esto es algo que permite tratarlo con éxito la mayoría de los casos.

Entre los principales se encuentran los síntomas urinarios (micción frecuente, débil o ininterrumpida, necesidad de hacer fuerza para vaciar la vejiga…). No obstante, suelen estar relacionados con la Hiperplasia Benigna de Próstata (agrandamiento de la próstata), ya que ambos suelen coexistir. Otros síntomas urinarios de forma más acusada hoy en día son raros si se hacen revisiones, puesto que se deben a una enfermedad avanzada.

Diagnóstico

La principal herramienta de diagnóstico del cáncer o tumor de próstata es el diagnóstico precoz mediante las revisiones anuales, que son aconsejadas por todas las asociaciones de urología internacionales.

Este diagnóstico precoz se basa en la determinación en un análisis de sangre del PSA (Antígeno Prostático Específico), y mediante la valoración por el urólogo de aspectos tan importantes como la Velocidad del PSA y el tiempo de duplicación del PSA, entre otros.

Lo más importante es la interpretación de estos análisis para tomar la decisión de realizar una biopsia prostática, que es la que finalmente confirmará o no el diagnóstico de cáncer de próstata. Existen herramientas de última generación para aumentar la certeza diagnóstica como PCA3 (análisis genético que ayuda a decidir si es necesaria la realización de una biopsia) o Test 4K.

Solo la suma de una adecuada experiencia y de las herramientas diagnósticas más recientes garantizan la fiabilidad del seguimiento del varón y del diagnóstico de un posible cáncer.

Tratamiento

Existen diversas opciones terapéuticas para el tratamiento de cáncer de próstata. Básicamente, podemos hablar de tratamientos quirúrgicos, radioterápicos y ablativos.

  • La radioterapia externa constituye un tratamiento adecuado para determinados tumores de próstata y de forma especial cuando la expectativa de vida no es superior a 10 años.

 

  • La braquiterapia prostática es una forma de radioterapia que se aplica directamente en la glándula prostática mediante el implante de semillas radiactivas y cuyos resultados pueden ser excelentes en casos seleccionados.

 

  • La operación del cáncer de próstata puede ser realizada mediante cirugía laparoscópica o mediante cirugía laparoscópica asistida por robot. Ambas opciones son excelentes tratamientos y sus resultados dependen fundamentalmente de la experiencia del cirujano.

Nuestro equipo tiene una experiencia de más de 15 años con braquiterapia y, por tanto, ofrecemos una de las mayores experiencias en España. Trabajamos en colaboración con el IMO para ofrecer todas las opciones de radioterapia a nuestros pacientes.

Con respecto a la operación por vía laparoscópica, atesoramos la mayor experiencia en España al haber sido pioneros en la incorporación de esta técnica desde nuestra estancia en el Hospital La Paz con más de 2000 casos realizados, y la formación mediante cursos de más de 500 urólogos de toda España.

Las terapias ablativas como el HIFU (ultrasonido focalizado de alta intensidad), la crioterapia o la electroporación, son consideradas actualmente por todas las asociaciones de urología como experimentales, y, por tanto, sólo apropiadas en casos muy seleccionados.

Expectativas de curación y efectos secundarios del tratamiento

Las posibilidades de curación del cáncer de próstata son muy altas (80-90%) en función del momento del diagnóstico y del tratamiento aplicado. Es fundamental para el éxito del tratamiento realizar una selección adecuada de su tipología: cirugía o radioterapia.

Los efectos secundarios de los distintos tratamientos han de ser tomados en consideración. Así, se podría experimentar incontinencia urinaria (pérdida de control de la vejiga) y disfunción eréctil, que se va desarrollando incluso dos años después de haber aplicado el tratamiento.

Está claramente documentado que los resultados oncológicos de incontinencia urinaria y de función eréctil dependen de la experiencia del cirujano, y se considera experto a partir de al menos 250 casos. En el caso de los resultados funcionales, incluso más.

La experiencia personal del Dr Sergio Alonso y Gregorio de más de 800 casos garantiza los mejores resultados posibles de continencia y función eréctil tras prostatectomía radical laparoscópica.

Prevención

El principal método de prevención del cáncer de próstata es su diagnóstico precoz. El diagnóstico precoz se consigue mediante el seguimiento urológico por expertos como aconsejan las Asociaciones de Urología a partir de los 45-50 años de edad. Un diagnóstico precoz permite realizar una técnica de conservación de los nervios erectores con las máximas garantías de éxito.

El Dr. Alonso y Gregorio es considerado experto en prostatectomía radical laparoscópica (operación en la que se evita realizar una incisión grande utilizando fibra óptica y miniaturización), habiendo operado más de 800 casos en los últimos 15 años.